2.03.2012

CIUDAD CONGELADOR

Karlsruhe está hecha un congelador. Hace ya tres semanas empecé mi curso de alemán grado 0.0.0. y salgo a las 9. 00 pm.  He comenzado (me siento muy orgullosa de decir esto) de no enterarme de absolutamente nada a enterarme de qué va la cosa, aunque la mayoría de la información la obtenga del contexto. Este contexto puede decirse que puede venir del guiño del ojo de la tía al tío, del pelo y aspecto de la persona que habla (Friquis, señoras respetables, viejos malhumorados, niñas en minifaldas), del clima y de los bebés. Como siempre ando con bebés, cuando alguien me habla y pone cara de ñoño, yo sé a qué se refieren y entonces, casi sin que me pregunten digo: achs monate (ocho meses). Entonces quedo muy bien porque esbozo una sonrisa de perrito que no ha roto un plato y me sonríen hasta que digo, Guten Tag (Buen día), y se acabó el asunto. A pesar de todo esto, salir con el bebé es algo para pensárselo. Hace mucho frío.
Ayer, por primera vez en mi vida, viví la experiencia se sentir que en mi cara se posaba una bandeja de acero inoxidable, vacía, que había estado metida en el congelador por lo menos dos años. Es algo así, pero es interesante, porque como he vivido en tierras tropicales, para mi -10 es un acontecimiento que me gustó vivir y para repetirlo, aunque suene suicida, salgo recurremente a la terraza en guardacamisa, con en fin no sé si de  enfermarme o sencillamente vivir una vez más esa  ignota sensación de ser un pedazo de carne que se congela y está vivo, afortunadamente. Recomiendo ampliamente esto a todos los que vivan en clima tropical y nunca hayan vivido esta experiencia, porque más que la nieve la sensación insoportable de entumecimiento es maravillosa de ser vivida, siempre cuando a solo 150 cm de ti, te separe una puerta, que tras ser cerrada, te haga sentir con sus 25 grados, a salvo.



10 comentarios:

Winnie0 dijo...

ja ja Yo lo tendré que probar...jaja Un beso y ABRIGATE

TORO SALVAJE dijo...

Aquí no hace tanto frío y estoy congelado.
No quiero ni imaginar lo que debe ser ahí.

Besos.

raúl fdz pacheco dijo...

qué valiente! claro que sí, queda todo por sentir, decía el señor luis eduardo (aute) y estar a -10, siendo de climas calientes, es una ocasión magnífica para probar sensaciones límite.

Lola dijo...

Hola Tarántula, paso a saludarte y darte las gracias por visitarme. Ahora me daré un paseo a visitar tu blog, me quedo por aquí. Un beso.

mientrasleo dijo...

Jajajaja
Anoche me comentaban que en una zona de Alemania donde viven unos amigos, estaban a 20 bajo cero casi.
Tengo un montón de anécdotas sobre el frío allí y la sensación de casi faltar el aire al darte el primer golpe de aire, como si no pudieras respirar.
En cierto modo te hace sentir vivo ese momento.
Besos

susana dijo...

Qué interesante. Yo creo que no podría soportar ese clima. Un beso.

JOAQUIN DOLDAN dijo...

nada como el frio para apreciar el calor

Amylois dijo...

Dios!! Este post es una pasada!!! Te imagino!!! me ha encantado amiga!! Tambien te agradezco los Buenos dias en alemán jejeje ya sé algo!!!! jijijiji muaaaaaaaaaaaaaa

Nati ♥ dijo...

Hola! Gracias por tu visita y tus lindas palabras... Desde Córdoba, Argentina te mando un abrazo cálido, como los días que estamos teniendo :D
Besos!!!

ELena dijo...

aqui estamos igual de helados, el apartamento es como una pequena incubadora, asomas el morrito y se te congela pero es bello el paisaje helado, y los arboles cubierto de nieve.