2.19.2009

Un fragmento

“los hombres---pensé—cambian tan poco, siguen siendo tan ellos mismos, que sólo existe una historia de amor desde el principio de los tiempos, repetido al infinito sin perder su terrible sencillez, su irremediable desventura”

Álvaro Mutis ,La última escala del Tramp Streamer

10 comentarios:

Margot dijo...

Certifico esta reflexión, pero cambiamos tan poco todos que cada nueva historia de amor nos hace olvidar la desventura...

Extraña cosa ésta de la vida, verdad? Y del amor ni hablamos, dice otra.

(Te tuve abandonada, a ti y a muchos, a ver si el tiempo me permite volver a disfrutar de tus letras)

hombrepez dijo...

A veces es ese afán por complicar las terribles sencilleces lo que nos conduce a las irremediables desventuras.

Abrazos.

Bellaluna dijo...

Lo decía Umbral, con palabras parecidas o iguales: "los hombres, haciendo una batalla de lo que debiera ser un minué..."

xnem dijo...

Ummmmh! Lartigue, uno de mis favoritos. Cuando vuelva a nacer me pediré ser Jacques Henri Lartigue y pasar el día haciendo inventos, fotos, escribiendo, recopilando albums, persiguiendo criadas, señoritas, el la casa del a playa, en la de la montaña, en las carreras de caballos, en las competiciones automovilísticas, volando en ingenios locos…

Mire eso que dice el texto vale también para las mujeres, nos empeñamos en “encontrar” la misma persona con distintos peinados, distintas alturas y distintas nacionalidades pero…

Dicen que a los nueve años uno tiene ya marcada a fuego su personalidad, el resto; variaciones sobre el mismo tema.

Ophir Alviárez dijo...

...Los hombres, hoy no quiero hablar de los hombres...

Te he extrañado y, no lo dije, qué carta la anterior.

Un beso,

OA

Elisa dijo...

los hombres, no quieren cambiar supongo que todo es seguro en su atmósfera, el amor para ellos es uno solo que cambia a quien se lo dan...no lo sé me dejo pensando ese fragmento
un gran abrazo
elisa

Isa SB dijo...

Y sin embargo hace falta tanta sencillez para amar...
Un abrazo.

La Gata Insomne dijo...

es lo único de Mutis que he leído
no sé por qué

es cierto,es una sola, pero tan humana que varía en su mismitud

Emilio dijo...

Buen blog, saludos.

ángel dijo...

Gracias por estas líneas del enorme autor de Maqroll. Un gusto haberte descubierto.


Saludos...