5.19.2017

Hoy de nuevo

Hace casi dos años escribí por última vez en este blog.

Pensé que lo iba a dejar definitivamente, lo olvidé por completo y no estuve aquí por muchísimo tiempo.

Me han pasado cosas durante estos dos años. Mis hijos han crecido, cada vez saben hacer más cosas y cada vez más se van perfilando, yo voy conociendo sus debilidades, temo secretamente.

 Intenté hacer un negocio dando clases de español, supongo ha sido mi propia persona la que ha debido influir en el hecho de que no he podido ganarme la vida con ello, me gustaba muchísimo, por Dios, cómo no podría gustarme, era mi vocación, pero no tengo un título europeo, no tengo ningún papel alemán, de nada sirve si vives en un sistema educativo sustancialmente diferente al título que habías conseguido. He hablado de ello bastante en este blog, ese trabajo que nunca llegó, a pesar de que invertí 7 años de mi vida preparándome para ello. Pero nada de lo que es mi realidad quita quien soy y lo que me gusta.

Durante mucho tiempo tuve muchísimos problemas de ansiedad. Leí libros sobre ello, visité una psicóloga y me alejé un poco del acontecimiento que me llevó a tener miedo (quería sacar mi licencia de conducir y no pudo ser).

No sé si es prudente ver la vida solo desde un resquicio. Allí creo que radica mi error. Me envuelvo siempre en esas cosas que no son hermosas y que nos pasan a todos. Las cosas hermosas pasan todos los días, las tenemos delante de nuestros ojos y son la antítesis de los problemas más incómodos de la vida. Si estamos sanos, qué mas importa, de verdad, eso ya es hermoso, debe pensarse así, eso es la vida.

Durante este tiempo empecé un Ausbildung que es como una cosa de formación profesional en donde
me encuentro con gente a quien no le gusto, y sinceramente no he aprendido a estar con gente a quien no le gusto. Es un error que muchos tenemos, cómo superar esa sensación incómoda.

Estuve en Londres este año y estaba acompañada constantemente durante dos días por esa sensación. Convivir con ello y que no se te salten las lágrimas, convivir con ello y no sentirte pequeño, no pensar que eres menos porque eso sucedió. Qué hermosas estas frases que no son verdad. No puedes convivir con ello y pensar que no sucedió a menos que tus genes te hayan regalado una personalidad lo suficientemente psicópata para no sentir dolor por ti mismo, porque evidentemente tienes que aceptarlo: es desagradable. La vida es un pedo raro, una indigestión emocional, a veces.
Ahora lo realista sería decirte es desagradable y dejar que el tiempo te aplaque. Entonces te dices a ti mismo: mientras leo un libro, miro el horizonte, me tomo un baño, beso a alguien. Recuerda que te seguirás sintiendo mal por un tiempo.

Durante mi vida he tenido una cantidad de fracasos considerable.
No importa cuán lento va mi cerebro, simplemente soy lenta y torpe, y aburrida. Pero ahí está, todos nos somos seres maravillosos, te puedes divertir contigo mismo siendo todo eso. Mi consejo: pasa de la gente a quien no le gustas, la vida puede regalarte personas con quienes de verdad te sientes bien. Espera.

Así suma la confianza. La tolerancia a la frustración es la cosa más importante que hay en la vida, alegrarte por saberte un fracasado que se enfrenta a un período de tiempo indefinido para aceptarlo todo, los éxitos, la muerte.

A pesar de eso, tu objetivo también debería ser buscar el sitio en la tierra menos doloroso posible. No hay países subdesarrollados o desarrollados, ni mejores o peores que otros (A menos que esten en guerra, no haya comida, ni medicinas, ni seguridad). Hay países compatibles. Ciudades combatibles, ahí se debe ir.

Para mí Alemania fue ese amor perfecto que luego se transformó en tedio, luego lucha, luego ...

Vivo en Alemania, Ich möchte raus.
No eramos compatibles, a pesar de eso, debo permanecer.

Para mí como para todos los seres de la tierra, en los procesos de dolor, exilio y adaptación: Viel Glück.


Hoy me ha provocado ver cine japonés.

1 comentario:

TORO SALVAJE dijo...

Eres muy dura contigo.
Te leo y no me pareces ni lenta, ni torpe ni aburrida.
Todo lo contrario.
Me gusta la honestidad con que explicas lo que has vivido.
No es habitual y eso habla bien de ti.
Va pasando el tiempo y la vida se complica de forma casi insoportable... uno no se da cuenta y el mundo te va dejando atrás... en Alemania, en Venezuela, en Barcelona y en todas partes.
Saber aceptar eso es una tarea muy difícil... a mí me ayuda el poder escribir poemas donde gritar todo lo que me duele, eso no va a cambiar las cosas pero algo me alivia.

Todo mi ánimo para ti.

Un abrazo.