8.26.2012

los colores vecinos

escultura
la bandera venezolana es amarilla, azulo y roja, este es un teatro que está al lado de mi casa. 
 Me parece curioso que hayan puesto esta escultura justo de estos colores, ayer unos ciclistas en el tren
también tenían sus bicicletas pintadas de este color.
Este es generalmente el campo de batalla de Nicolás, no vale de nada que todo esté ordenado...
Últimamente a Nicolás le da por jugar en el parque y tenemos que salir obligatoriamente porque pega berridos, se pone frente a la puerta, la señala y exige salir. Yo tengo un poco de hastío de esta conducta
suya porque no siempre me apetece salir corriendo e ir a ensuciarme con la arena en el parque. Un problema me asalta también: me da un poco de miedo o vergüenza que alguien me hable y yo no sepa que responder, supongo es el síndrome de todos los inmigrantes que vivimos en un país donde no se habla una lengua que tú sabes. Yo ya me voy a acostumbrando a manejar el estrés en este wonderland, el estrés linguístico, voy cada vez dejando que todo pase por mi, subiendo y bajando las mareas, pero aún me da...
Es inevitable.
Y el resultado:

NICOLÁS SIEMPRE GANA AL FINAL TERMINAMOS SALIENDO Y A MI ME ENCANTA VERLO FELIZ.

pero...
Yo soy muy miedosa.
y pasado el tiempo. ..
Ya se va a cumplir un año de haber empezado a estudiar alemán.
sé mucho más que antes.
AUNQUE...
aún no tenga muchos amigos aquí.
No me siento mal por no tenerlos, el tener un niño pequeño me hace perder las energías y no tengo muchas. 
las mareas de ir y venir consumen tus ganas de socializar, me siento contenta por una cosa, mi vida interior se ha enriquecido mucho.

En realidad puedo vivir conmigo misma sin sentir la necesidad de ir a buscar gente para sentirme bien. También me gusta estar con la gente.Pero no me aburro nunca sola.


9 comentarios:

Winnie0 dijo...

No dudo que tiene que ser difícil estar en el país que no es el de uno y con idioma y gente "extrañas" Te mando un abrazo

susana dijo...

Creo que con un niño pequeño no necesitas amigos de momento, pero espero que más adelante los tengas. Un beso.

Andrea dijo...

ES muy dificil, te entiendo. Pero tener a esa belleza, hace que la fuerza que nos queda en el cuerpo, sea enorme...!!! Abrazo de luz, tarántula!

Amylois dijo...

Ohh, me alegro de leerte ... mi pequeñajo hace lo mismo, cada día tengo que recoger una casa plagada de juguetes y fichas de puzles...ufff, yo soy de las que prefiere tenerlo en la calle, porque en casa lo destroza todo jajaja, lo que sucede es que la calor ultimamente no nos deja vivir, jajaja.
Un abrazo muy fuerte, eres una valiente...hay trabajo por ahí? jejeje Muaaaaaaaaaaaaa

Myriam dijo...

¡Cómo no entenderte!... ya sabes que si.

Y lo del parque de juegos, jajajaja las mamás suecas que me encontraba creían que yo era la babysitter de mi hija porque ella era rubia, bien rubia y yo tengo el pelo castaño desde los 12-13 años que se me oscureció.

Besos

(Un consejo: Nicolás no puede ganar siempre. Desde ahora tiene que aprender que un NO firme es NO, por tu bien pero mucho más por el suyo, te lo digo)

Ynés María dijo...

Muy de acuerdo con Myrian, Mari... Aunque si lo tuviera yo por aquí, como que también le complacería cada antojo a bebé... Algún día.. Dios los bendiga... Y muchos, pero muchos besos a Nico... Los quiero.

TORO SALVAJE dijo...

Yo tenía cientos de amigos y ahora, años después ya no están.
Y estoy bien así.
Ser sociable no me apetece mucho.
Estoy bien, a días mal, conmigo mismo y me soporto cada vez mejor.
Aguanto a la gente un ratito. Enseguida me cansan.
Es que no soporto la farsa cotidiana.
Mejor a solas, leyendo, escribiendo o lo que sea.
Si.
Mucho mejor.

Besos.

Phoebe dijo...

Ánimo en estos momentos que parecen complicados, por lo que he podido leer. La suerte les persigue a los que no se rinden.

Un saludo,

Televisores LG dijo...

para que mas motivación con esa belleza basta