2.16.2010

libro cerrado


No sé si ha llegado el momento, pero creo que sí, la duda me detiene porque es difícil separarse de aquello que antes día tras día hacía, sin descanso. Creo que he amado a la letra escrita con arte tanto como a las personas importantes en mi vida, como a mi misma en la plenitud de mi propio absoluto.
Entonces sucede que vengo y me doy el tortazo mayúsculo porque me doy cuenta que no sirvo para nada. Ningún libro que lea, de los tantos que he leído ya, me ayudará a encontrar un medio de subsistencia. Sé que no es nuevo este descubrimiento, pero que sea nuevo para mí lo hace suficientemente importante como para cortarme en pedazos. En este momento viene a mi mente un recuerdo que data de más de 12 años, tiempo suficiente para que hayan muerto muchas cosas de mí, en el cual yo a pesar de no saber lo que quería hacer sabía a quien podía amar. Entre esas cosas amadas estaban los libros y las historias que me transportaban de manera tan magnífica a cualquier lugar. Sabía en aquel tiempo que todo era congruente con algo que no era viable. Era como amar al mal muchacho que nunca va a servir.
Luego, tarde, decidí que debía seguir a mis afectos y me fue bien, porque hice lo que me gustaba. Pero ahora estoy ante algo que me impulsa a determinar un momento difícil, en el cual, definitivamente debo renunciar un poco a lo que quiero en pos de tener lo que necesito. No hay salidas para la gente como yo, la gente que ama a los libros y no tiene talento. Entonces, hay que renunciar y cerrar de un portazo la puerta de aquello que creí era sublime. Decir adiós para esperar otro momento de aldabas flexibles y más conciencia humanística, otro momento que seguramente llegará tarde o no llegará a la corta vida de una humana simple, sencilla, sin pretenciones, una humana de los tantos, esos que han existido y que pierden la conciencia una vez llega el segundo definitivo.

17 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Como mínimo sirves para conmocionarme.
Y seguro que para miles de cosas más.
Me duele tu baja autoestima.
No es justo que nadie se valore así.
Por muy mal que lo estés pasando estoy seguro que tú vales muchísimo.
Segurísimo.
Mírate bien por favor.

Besos.

Antonio dijo...

Te leo siempre aunque no comente. Me gustaría seguir haciéndolo. A veces, pienso igual que tú, pero sólo dura un ratito. Luego vuelvo a ser burgués.
Cuídate y Ánimo!

Winnie0 dijo...

Las encrucijadas no son nada fáciles....ANIMO. besos

zancudo dijo...

Será necesario sufrir un berrinche eterno pero nunca dejare de leerte hasta que las noches dejen de oler a trementina por un corazón como el de vos. Entonces deja de ser berrinchuda y pásate por los libros de Andrés Neuman. Abrazos del Zancudo.

DanteBertini dijo...

no se si debo lamentarlo ya o esperar a una decisión definitiva que no podrá ser la que deslizas aquí ahora...
si estás cansada, descansa, pero no eches la llave a algo que todavía está en ciernes.
Un abrazo

Kittypandora dijo...

No se que situaciones tan dificiles puedas estar pasando en estos momento en la vida "real" y cuales desiciones debas tomar para poder tener lo que "necesitas" pero es evidente que en esta tarantulaliteraria que has creado nadie piensa que no tienes talento... animo

gonzalo dijo...

te escucho en mi alma y me lleno de pena.

SUSANA dijo...

Sin dudas, nuestra cinta métrica es más rigurosa que la ajena, pero no siempre exacta.

Respetuosamente disiento. Si has sido capaz de trasladar en forma tan clara tus razonamientos y sentimientos, pues entonces estás preparada para dar. Darte y dar a la literatura y en consecuencia a los lectores, un mensaje.

Tarántula, afuera hay un impiadoso mundo. Juro que siempre fue así y aún peor que el actual. No hay humanos simples, sencillos, complejos o excepcionales...hay Humanos. Humanos que confrontan desafíos tan terribles como son a veces LA NADA, el horizonte oscuro.

La diferencia siempre y toda vez, la hacen aquellos que son capaces de juntar sus pedazos y armar algo. Está el que todo lo tiene y hace nada con lo suyo. Y quien -de la nada- construye.

El segundo definitivo es una metáfora para todos nosotros. Por mientras, nos levantamos y andamos.

Sería un placer seguir leyéndote.

Un abrazo.

Leonardo Melero dijo...

MARÍA INÉS, comienzo así en mayúscula, deja de lamentarte coño, te conozco y eres una mujer valiosísima, una profesional de alto nivel, qué pasa, que las cosas no andan bien, que la vaina está jodida en Madrid, sí, es verdad, hay varios miles en paro y qué, estás muy bien formada en letras y estás nada menos que en la tierra de Cervantes, observa el paradigma, manejas el idioma mucho mejor que los españoles, en verdad a mi alumnos de Gerencia les enseño que a nadie le pagan por lo que sabe, sino por lo que es capaz de hacer, qué eres capaz de hacer mi Tarántula admirada.

Has visitado las redacciones de El Pais, de ABC, has ido a la embajada, editoriales, museos, universidades, revistas, colegios, etc.

Estar lejos no es nada fácil, lo sé pero tienes valor, tienes coraje y eso me los has demostrado en muchas ocasiones, entonces que si la vaina está mal, que si escasea el dinero, ok, pero adelante y has lo que mejor sabes hacer ¡TRIUNFAR, MARÍA INÉS, TRIUNFAR! Por correo te voy a mandar a más tardar el martes algunos datos de venezolanos en Madrid.
Permíteme obsequiarte un poema de Montejo al cual me atrevo a cambiarle unas palabras para tí.

MIENTRAS GIRE LA TIERRA

Déjame que te lea mientras gire la tierra
Y los astros inclinen sus cráneos azules
sobre la rosa de los vientos.
Flotando, a bordo de este día
En que al azar, por un instante,
despertamos tan cerca.
Pude vivir en otro reino, en otro mundo,
a muchas leguas de tus manos, de tu risa,
En un planeta remoto, inalcanzable.
Pude nacer hace ya siglos
cuando en nada existías
y en mis angustias de horizonte
adivinarte en sueños de futuro,
pero mis huesos a esta hora
Ya serían árboles o piedras.
No fue ayer ni mañana, en otro tiempo,
en otro espacio,
ni ocurrirá ya nunca,
aunque la eternidad cargue sus dados
a favor de mi suerte.
Déjame que te lea mientras la tierra siga
gravitando al compás de sus astros
y en cada minuto nos asombre
este frágil milagro de estar vivo.
No dejes de escribir hasta que ella se detenga.

Original de Eugenio Montejo, modificado por la ocasión.

Tarántula dijo...

Para todas las personas que gentilmente me han escrito.
Los momentos difíciles me han hecho saber todo lo que pueden enternecerme las hermosas palabras de aliento de todos aquellos que han sido capaces de gastar unos minutos de su tiempo en mi. Sus minutos, para mí, se multiplican en años de gratitud.

Yo espero poder pagarles algún día.

DINOBAT dijo...

Todo pasa, el tiempo es fiel reflejo...

Raúl dijo...

Yo no sería tan estricto conmigo mismo. Todo depende de los objetivos que cada cual se marque en esta vida.
Suerte.

Angel dijo...

Hola, el día 23 de febrero ppdo, comencé la aventura de publicar un blog en el que recogeré los relatos que me provoquen el deseo de compartirlo con mis amigos.
He leído tu relato y me ha impactado, lo voy a poner en mi blog, al que desde aquí te invito a entrar y /o participar, si es tu deseo.
Será un placer tenerte en el blog en esta y otras ocasiones. Gracias.

Vulgares dijo...

No creemos que seas sin talento. En todo caso tienes que esforzarte en luchar contra ese bichito que se llama autoestima baja: Te apreciamos!
La gente de saint terriens

Sirena Varada dijo...

¿Autoestima baja? No creo. Yo diría que lo que está por los suelos es la moral. Es desesperante no encontrar una salida a lo que se busca, se quiere y se necesita.

María Ines, tu lucidez debe impedir que baje tu estima, y además no lo vas a permitir.

Te mando un abrazo muy fuerte.

No me canso de desearte suerte y más suerte, que tanto la mereces, porque a veces todo se reduce a eso.

Clarice Baricco dijo...

Me siento identificada en algunas de tus letras, pero tranquila. Creo que tú eres un talento viviente, andante, que no me gustaría que tires la toalla en nada. Deveras, eres talento. Créeme porfavor.

Te abrazo.

Mensajería Express dijo...

Tienes una forma de escribir muy bonita, realmente me gusto visitarte, un saludo.