1.04.2010

Un ovillo

Ayer vi a una vieja sentada en su silla de ruedas en la entrada del mercado de las Ventas. Me llamó la atención su figura y la prolija delicadeza con la que era llevada por alguien que probablemente era su hija o no.

Parecía un ovillo, encogidita, con un chal vinotinto, sus dedos casi tocaban sus labios estirados de 90 años de antiguedad. Recordé todas las barrabasadas inmaduras y los bochornos infelices a los cuales me vi expuesta por mi inexperiencia. Entonces me detuve a pensar si aquella viejecita de 90 seguía cometiendo errores, porque estaba claro de debía sabérselas todas. Entonces me dieron ganas de preguntarle a la que era su hija o no, si podía a su v ez preguntarle al ovillo de viejecita si sabía todo de la vida. Yo tenía muchos miedos (aún los tengo) y quería saber si al menos las arrugas y la curvatura de la columna servían para algo. No me atreví. Me quedé detenida mientras bajaban las escaleras y las ruedas de la silla giraban lentamente, con sumo cuidado, no fueran a romperse los recuerdos y las experiencias de 90 años.

9 comentarios:

Winnie0 dijo...

Magnifica reflexión y también muy dura...Muchas veces me pregunto mirando a los ojos cansados de los ancianos...¿cómo será eso? En cualquier caso...ya llegará. Besos y feliz año nuevo Tarántula

pepe pereza dijo...

Muy bueno.
abrazo

Gonzalo Del Rosario dijo...

Antes solía ser muy irreverente

el tiempo

siempre te recuerda

que el Sabio Calla

y

que siempre el más viejo . . .

Oceanida dijo...

Es asombroso.

Me gustaria pensar que sigue aprendiendo.

Robërto Loigar dijo...

Me puse tus ojos por un rato...
Miré la viejecita en su silla de ruedas y su calendario amarillo de 90 años.

Me intriga su acompañante: su hija o no.

Besos en las mejillas.

Yessen dijo...

muy buena.

Ynés María dijo...

Hola, bella... Será que podremos alcanzar los 90??? Si es así que sea con claridad de pensamiento para compartir esa experiencia y esos recuerdos que seguro tendremos por montones. Abrazos y mi cariño grandote, Mari.

Krlos Reyna dijo...

Pensar y sentir. La sabiduría no es directamente proporcional al tiempo =) no en todos los casos es asi. A veces pasa el tiempo... pasa.. y Nada.

Un abrazo

muy buena reflexión

Onminayas dijo...

Nuestros miedos siempre nos seguirán ofreciendo nuestro mejor tentempié.

Un saludo.