5.21.2008

JIMENA, MUJER




La historia de Jimena es simple: una mujer nació en una familia castradora padeciendo, por años, la terrible angustia de sentirse una abúlica, frígida e insípida solterona. Jimena nunca quiso verse allá abajo; no quería constatar que su sexo, tantas veces imaginado y comparado con el de otras solteronas, podría estar arrugado como una pasa.
Cuando la madre murió Jimena no quiso llorar, en el fondo, ante el duelo, había sentido cierta cosquilla de placer en la parte baja de su vientre, un ligero ardor en los labios inferiores, un encrespamiento y una lava que caía sin querer, que estaba allí, fangosa, moviéndose en la espesura de sus adentros. Había muerto su madre y por primera vez Jimena se atrevió a reconocer un deseo, unas ganas grandes de que algo la poseyera, o alguien.
Guardó luto cerrado por un año mientras practicaba en la soledad de su casa las distintas formas de divertirse con lo prohibido. Gimió, sus manos habían lamido, hurgado, tocado; se habían retorcido de amor y para su sorpresa, aquella vulva arrugada tenía sensaciones antes desconocidas para ella. Cuando hubo sentido aquello sin creer que era pecado; salió desesperada por la calle, miraba, olía el sudor de los hombres. Comprendió entonces que la tarea no sería fácil; no quería que fuese cualquiera, tenía que gustarle. Jimena se convirtió en un animal a la espera observando siempre el estímulo específico que pudiera llevarla hasta su propósito. Ella tenía esa certeza en el corazón: iba a suceder, lo sabía.
Y apareció él; atento, amable, colaborador. Era casado pero eso no tenía importancia para Jimena, no estaba interesada en tener una vida con alguien ¿Para qué? Él la miró con ojos sudorosos, ojos de deseo, constató que el culo aún estaba en buenas condiciones; ella captó la señal. Cuando llegó el ansiado momento él la trató con paciencia, comprendió su situación. Ella jadeó, se contorsionó, se abrió como una flor, sus manos se crisparon, sus pechos fueron manoseados, por primera vez. Terminado todo sintió que aquella nube densa, poblada de infinitas partículas de prejuicios estaba disipada. Se había quitado miles de toneladas que pesaban en su vulva y que reclamaron desaparecer desde su más tierna adolescencia cuando, incólume, las había acallado; primero con miedo, luego con amargura.
Se sentó en un sillón y buscó en su cajón escondido un cigarrillo que había reservado durante años para aquella ocasión. Lo encendió con avidez y se quedó pensando en su sexo húmedo mientras veía las matas de mango que poblaban el patio de su casa. Al cigarrillo le dio una calada y dos; la sensación de mareo era insignificante, estaba feliz. El aire estaba quieto, todo en silencio; entonces Jimena pensó en su madre, en su cara amancillada, en su diminuta boca apretada como un puño, siempre. La recordó largo rato muerta con los ojos cerrados detrás del cristal del féretro. El cigarrillo se acababa y Jimena apuró la calada para aprovechar el residuo antes de que llegara al filtro, advirtió que a pesar de todo seguía feliz. Estaba muerta, muerta, muerta. Y repitió esto largo rato hasta que cayó la tarde y el cielo fue pintándose de rosado amarillento, para luego oscurecerse y quedar azulado.

20 comentarios:

cacho de pan dijo...

Se dice chapeau?
Pues chapeau!
Que abandone el cigarrillo asesino -¡habiendo mangos cerca!-, que se agarre muy fuerte al placer.

Grandes cambios en la telaraña.

cacho de pan dijo...

Ah! comparto su gusto por Chopin (Debussy no podría entrar allí?), el sexto sentido y varias cosas más.
Seguramente Camila me caería muy bien.

Julián dijo...

Pero, ¿usaron preservativo? Ella, tan desinformada y novel en los actos amatorios de la carne (ajena), ¿conocía de las paranoias y profilaxis de la época?

Tarántula dijo...

Hola Cacho:

Pues Debussy también, lo que quise decir con Chopin fue que lamentablemente con la proliferación del reaggetón, el vallenato y demás géneros por el estilo, Chipin es realmente un bálsamo así como Mozart, Debussy, Coleman Howkins, Billy Holliday, John Coltraine, etc.


Julián:

No usaron, ella estaba perdiendo su virginidad y no sabía nada de eso del VPH, SIDA o la sífilis. Ya luego se iría poniendo a tono.

Sirena Varada dijo...

Ha sido grandísima sorpresa navegar por la red y encontrar tu blog.

María Inés, este cuento tuyo es magnífico... Tienes talento, mucho talento, y será un placer volver por aquí para seguir leyéndote.

Un beso

Leonardo Melero dijo...

Concuerdo con el internauta, puro talento! ese cuento corto me encantó
A ratos recordé el monólogo de Luis Fernández: "No eres tú, soy yo"
Un beso.
Por siempre.
Leonardo.

Las3Musas dijo...

Querida tarátula, este cuento es impecable, mi amiga. GRAN trabajo. Me deslic´ñe por él como por un tobogán, te va llevando, te llena de olores, sabores, emociones contradictorias. Esta vivo.

Y yo con él. Gracias por eso.

Un abrazo
musa

Arcángel Mirón dijo...

Bien por Jimena, ya era hora.

Y bien por vos, por este cuento magnífico.

Un abrazo, Tarántula (tanto tiempo!!!!!).

:)

Oscar dijo...

María Inés, sinceramente, si yo hubiese sido jurado en un concurso de relatos breves, habría votado por este cuento para el primer premio. Es excelente y, como dice Las3Musas, impecable. No has necesitado contar la historia pasada de Jimena, ni dar detalles de la terrible convivencia con su madre. Has resumido su pasado con una concisión muy expresiva, moldeada, entre otras cosas por la acertada elección y sucesión de los adjetivos. La escueta descripción del ocasional compañero de Jimena es suficiente, lo estrictamente necesario. Conduces con oficio el relato, manejándolo de tal manera que la intensidad de la narración va de la mano con la vivencia de la protagonista, sin que decaiga el interés en ningún momento. Considero que el párrafo final es perfecto, con una adecuada selección de los elementos que enmarcan la conclusión de la historia.

Te felicito, María Inés. Tu talento literario es innegable. Te deseo mucha suerte, en verdad.

Anónimo dijo...

Te felicito, Inés, tus pajas mentales cotidianas estan ridiendo excelentes proyecciones literarias

Saludos cordiales

Tarántula dijo...

Estimada Sirena:

Gracias por tu elogio a mi cuento corto, he tenido conexión mala (esto va para todos) y se me ha hecho difícil comentar porque siempre escribo y escribo y se me cae la red.

Tarántula dijo...

Leonardo:

Sabes que cada vez que veo tu nombre en mi buzón de comentarios me alegro muchísimo. Tu opinión vale mucho para mí, gracias de verdad. Por cierto ¿Qué tal el monólogo de Luis Fernández? No lo he visto, pero he leído ciertas opiniones.


3Musas:

Gracias, viniendo de ti el elogio pues claro que me siento halagada.Soy admiradora de tus escritos y de tu blog.

Arcángel:

Pues va lo mismo que lo que le dije a 3musas. Gracias por pasarte...


Oscar:

Un millón de gracias por tomarte el tiempo de escribirme esas palabras tan hermosas sobre mi cuento. De verdad has hecho que se avive un poco la fe que tenía perdida en lo que escribía. Gracias.


Anónimo:

Pues ¿Quién eres? Saludos cordiales para ti también.

Flores de su pena dijo...

Bueno, Tarántula, como siempre ando por aquí merodeando y leyéndote. Me gustó el cuento, los halagos te los han dado bastante los demás, así que yo sólo puedo felicitarte por tu escritura y animarte a que sigas en el ejercicio...a veces perdemos la fe, pero cuando retomamos la escritura es mágico, ¿no crees?
Un abrazo.

Tach dijo...

Hermoso texto. Crudo y sensible.

Gracias.

Nacho Epuñan dijo...

Veo tantas Jimenas, como humanos en el mundo.

Hay que liberarse de los Castradores.

y volar.

principio de incertidumbre dijo...

me sumo a los halagos y que sume a aumentar la creencia en tu escritura.

Clarice Baricco dijo...

Ayy Jimenita...todo lo que se le espera.
Buen cuento.

Abrazos

autista girl dijo...

me gusto.....
sige escribiendo
t

mileto dijo...

http://www.100cuentos.blogspot.com
Si quieres participar...

LUCÍA ANGÉLICA FOLINO dijo...

Pensar que "Jimena tuvo un sueño el martes que viene" y esa fotógrafa peruana de "etiqueta negra" era y yo, y le di de comer a la mitad de la blogosfera con mis pequeños relatos cotidianos.


Ahora que las musas COBRAN por sus derechos intelectuales, mucho viejo y ardido pirata comprenderá que algo huele mal en DinaMarca.


Te sugiero la lectura de mi poema estrafalario:
http://veintesonetospornograficosyunapasión.blogspot.com


Ahí verás que la Jime no es tan ingenua como parece.


Lu