2.08.2008

Yo y de mí

Un sin fin de cosas. La vida es apasible, a veces. Siempre estoy esperando que algo malo ocurra cuando supuestamente todo lo que me ocurre es bueno ( o medianamente aceptable) ¿Por qué siempre he de ser tan pesimista?

He de aprender a controlar mis emociones, a pensar que lo mejor es llegar a ser algún día un robot, a nunca equivocarme, a seguir por esa senda abierta de caminos mojados y dueños de alfombras de grama, la lluvia, la lluvia, la lluvia...

Hoy la vida es apasible o tenue, la lluvia me gusta siempre acompañada de una taza de humeante café, pienso entonces en la suavidad de la brisa del mar, en la calma de no sentirse adolorido, en la maravilla de estar vivo: soy pesimista, y cada instante pienso en el terrible momento en que la calma se acabe, se esfume, en que todo se vaya dibilitando, envejeciendo (todos envejecemos, esa es la verdad) y ya. La vida apasible, la lluvia y la tasa de humeante café, sigo pensando entonces en eso y en que soy pesimista y en que inevitablemente dejará de llover y el café se enfriará, como siempre.

17 comentarios:

MAR dijo...

MIENTRAS ME TOMO EL CAFE CONTIGO...YO PIENSO...YO SOY MASOQUISTA...NO SOY PESIMISTA PERO SI MASOQUISTA, DE VEZ EN VEZ ME MARTIRIZO CON LO QUE ENCUENTRO...BUSCO RECUERDOS INCLUSO PARA PONERME TRISTE. Y NO QUIERO HACERLO...TODO ES CON EL INCONCIENTE.
BESOS PARA TI Y UNA SEMANA LLENA DE LUZ.
MAR

Clarice Baricco dijo...

La vida duele. Me duele y debo seguir echándole ganas.
Entiendo tus sensaciones.


Muchos abrazos.

cacho de pan dijo...

todo es impermanente, repetía mi homeópata catalán, tratando de curar mi melancolía...también la tristeza y la vejez pueden ser apacibles.

Fernando dijo...

Buenos textos y buenas imágenes. Felicidades por el blog. Habrá que volver...

Fernando dijo...

El café aún no se ha enfriado. Hay que disfrutarlo, saborearlo...
Un saludo.

Las3Musas dijo...

Por suerte siempre nos queda el café y la lluvia. La vejez duele menos si la vida tuvo sentido.

besotes
musa

vladimir maiakovski dijo...

ese café hay que tomarlo antes de que se enfríe!

Mamerto Tetto dijo...

pasaba para ver si tu vagi estaba disponible... me pinto bajon de vagis porque me fume alto jamaican joint.

Besos en la vagi de parte mio y del hijo de Dios.

T Amo!

Mara dijo...

pero que ganas de llorar

Catalina Trujillo de la U dijo...

Cuánto me ha gustado y me he identificado con este post.

Cada dia concluyo que soy un ser inconforme y por eso los demás me ven como pesimista. A veces siento que nada me satisface por completo, sin embargo, soy feliz. La vida es rara.

pd.. A mí también me gusta la lluvia, la hierba y soy adicta al café. Saludos.

CaTpRiNcE dijo...

Yo tambien soy bastante pesimisita, siempre he pensado que las cosas buenas no duran lo suficiente...

Un saludo!!!

Ophir Alviárez dijo...

Dejará de llover y se enfriará el café pero con suerte seguirás ahí y eso es lo que cuenta, eso y la maravillosa oportunidad de otro palo de agua, un té, un chocolate, una sonrisa. Te lo digo y sin duda procuro creérmelo.

Saluditos,

OA

NARCISO dijo...

Cuanto "poesimismo" hay en tus palabras.

Te dejo un cariño!

don doc petroff dijo...

estas desaparecida!!!

tenes que pasar por la sede de word press que se armo polemica por fidel, tenes que participar

ah, otra cosa

el comite de defensa saintterriense estudia el diploma para hacerte embajadora ante el gobierno venezolano y la isla de tobago (trinidad, no))

don Doc Petroff

PD: ARRIBA ESE ANIMO!!!

Grandruida dijo...

siempre habrá una taza que llenar bajo una nube medio oscura, no importa que la luz nuevamente irrumpa la paz, la buena lluvia siempre vuelve a lavar nuestras calles... esta en nosotros prender la estufa para calentar el guayoyo...

Pddt: gracias por tu pasada por las hojas.. y "I remember Clifford", sabes si es inspirada en Clifford Brown? si es asi... te invito que escuches "delilah", ... caerá bien con el Cafe...

saludos

Aliño

Noemí Pastor dijo...

¿Qué podría hacer yo para que te sintieras mejor?

Flores de su pena dijo...

Hola, visito tu blog por primera vez y me agradó como me agrada el olor de la tarde cuando está a punto de llover.
Tienes razón, debemos dejar de ser pesimistas, sufro de lo mismo, probablemente sea hasta una cuestión cultural. Tampoco vivo en la capital y concuerdo contigo en que en las "provincias" está todo un poco muerto, y el conformismo nos atrapa por sorpresa...pero hay que seguir volando, imaginando, leyendo el mundo con la frente en alto. Nuestro país es del sur, y somos muy afortunadas por ser del sur que está siempre en ebullición.
Un abrazo.