11.19.2007

ÁRBOL ADENTRO. OCTAVIO PAZ


Creció en mi frente un árbol.
Creció hacia dentro.
Sus raíces son venas,
nervios sus ramas,
sus confusos follajes pensamientos.
Tus miradas lo encienden
y sus frutos de sombras
son naranjas de sangre
son granadas de lumbre.
Amanece

en la noche del cuerpo.
Allá adentro, en mi frente,
el árbol habla.

Acércate, ¿Lo oyes?


Tomado de Árbol Adentro. Octavio Paz. Seix Barral: 1990.

Porque a veces los poemas valen más que mil palabras.

Chávez debería escribir poesía ...

9 comentarios:

vladimir maiakovski dijo...

hay tantos imitadores de paz por ahí ...
lo bueno es que nadie lo iguala. qué piensas?

saludos

ah! me olvidaba de agradecerte el link!

Las3Musas dijo...

LA noche del cuerpo...
por Dios! qué imagen!

Te dejo un abrazo
musa

ava gardner dijo...

parece una alusión a lo que experimentamos todos aquello que tenemos un blog: "tus miradas lo encienden".
qué sería de nuestros espacios si no hubiese ojos?

un beso!

Petrusdom dijo...

Lo difícil es acercarse suficiente al otro y oirlo.
Saludos

Clarice Baricco dijo...

Coincidimos con este gran poeta.

Un placer conocer tu casa. Agradecida.

Abrazos.

Graciela

Noemí Pastor dijo...

La poesía es un buen alucinógeno.
Qué bonito todo, Tarantulita. Da gusto venir por aquí. Me voy hasta Venezuela sin salir de mi casa.

ángel dijo...

Es uno de los últimos poema de Paz, cuyo título. Árbol adentro, es el mismo del libro publicado a mediados de los años 80. Espléndido.

Zita dijo...

A mí hace ocurrir el título de una película de Amanábar: Mar adentro. Tendrá algo que ver con este poema maravillosa? Qué pensáis?

dragón de papel dijo...

Nada que ver con lo de Amenábar. La poesía de Paz habla de poesía.