12.01.2006

En una escalera


Las escaleras suben, o bajan, son absolutamente ambiguas, a veces enfurecen: como la vida.

Los tramos de colores, los sueños, las escaleras.

Las escaleras suenan con los tacones que se golpean y resuenan, y luego, muere el ruido intermitente, y quedan allí.

La vida sube, baja, y esta allí, hasta que se acaba, se finiquita y dice adiós.

No hay comentarios.: